el fruto de una casualidad

la primera moonie® surgió fortuitamente; le siguió otra muy poco después y así hasta conformar una fresca y variada “familia” que muy pronto empezó a llamar la atención; el boca a boca funcionó de maravilla: una amiga del trabajo, la prima de ésta, o el papá de un compañero del “cole” que buscaba un detalle para la comunión de su niña… ¡todos deseaban una moonie®!

beatriz y cibeles compraron una máquina de coser, una variada y colorida gama de fieltros y comenzaron a recorrer las calles de las diferentes ciudades que visitaban en busca de esas mercerías “de todo la vida” donde conseguir accesorios para sus nuevos modelos…

a los pocos meses, y ante la sorpresa de sus propias creadoras, estas pequeñas criaturas de fieltro comenzaron una andadura tan exitosa que hicieron obligada la creación de esta página web…